LAS BIBLIOTECAS MÁS BELLAS DEL MUNDO

LAS BIBLIOTECAS MÁS BELLAS DEL MUNDO

 

Todas las ciudades importantes de todos los países del mundo, desde los más jóvenes hasta los más viejos, cuentan al menos con una biblioteca pública. Cientos de ellas caben tan sólo en un par de estanterías, mientras que otras son tan grandes que ocupan edificios enteros; muchas no tienen más que algunos años de existencia, y otras son tan antiguas que su origen se pierde en el tiempo. 

Entre todas ellas se encuentran algunas de las bibliotecas más bellas del mundo, muchas de las cuales a menudo son visitadas como quien visita un museo: por su renombre, por su historia, su arquitectura y las obras que contienen. Pero ninguna de ellas existiría sin los libros que custodian ni sin lectores que las mantengan en vida y en pie: y esa es su gran maravilla. Ninguna biblioteca, por más bella que sea, será jamás un museo: porque están, y siguen, vivas.