LIBROS POR MONTONES

L I B R O S   P O R   M O N T O N E S

 

 

Generalmente los libros se encuentran sobre una mesa, en las estanterías de una biblioteca, en nuestro bolso, en un canasto, en el taller de algún encuadernador, en el velador, en cajas de cartón o en vitrinas. Pero, de tanto en tanto, los libros se vuelven algo más que soportes de escritura; y cuando eso sucede, éstos pasan a ocupar los sitios más impensados y de la forma más imprevista: sobre un árbol, colgados como pájaros; como peldaños de una escalera sin fín; o bien brotando desde una pared vacía; o amontonados y convertidos ellos mismos en pared, o en casa, o en puente, o en pozo, o en túnel; o incluso saltando como saltaría el agua desde una ventana. Esta es una de las pocas entradas de este sitio que no tiene relación alguna con la encuadernación. Pero sí con los libros -esos que, de vez en cuando, se convierten en ladrillos, en ríos, en cielo o en lienzos- y, desde luego, con sus sus artistas: los creadores de esa siempre mágica conversión.

Para terminar, dos premiados videos o "cortos" de animación, ambos realizados mediante la técnica de stop-motion:  la noche de una librería que se despierta al quedar cerrada, The Joy of Books (dos minutos), y la preciosa y mágica historia de un bibliotecario, The Fantastic Flying Books of Mr. Morris Lessmore (quince minutos). Ambos absolutamente imperdibles.