MUSEO DEL PAPEL

MUSEOS DEL PAPEL

 

Como algunos sabemos, los chinos inventaron el papel en el siglo V dC. Durante siglos estos conservaron el secreto de su fabricación, pero en el año 751 y en el marco de derrota bélica, los árabes lo conocieron a través de algunos prisioneros chinos, entre los cuales se encontraban varios artesanos papeleros.

Cuatrocientos años más tarde y gracias a la invasión de los árabes, el papel hizo su entrada en Europa. Si bien este tardó un largo tiempo en ser adoptado por los europeos -cuyos libros no conocían hasta entonces otro material que el pergamino para sus páginas-, a fines del siglo X el conocimiento de la fabricación del papel ya se había expandido por Europa*.

Hasta el día de hoy Játiva (España) y Fabriano (Italia) se disputan por cuál de las dos fue la puerta de entrada del oficio papelero en el continente europeo (la invasión árabe se realizó justamente a través de estos dos países**); actualmente, sin embrago, es Fabriano la más conocida, quizás porque su nombre es también el de una importante marca de papeles a nivel internacional.

Pero mucho antes que el de la marca, Fabriano es el nombre de la ciudad en la que se encuentra uno de los principales museos del papel en Europa: el Museo della  Carta e della Filigrana. En él es posible conocer paso a paso no sólo el antiguo y tradicional proceso de fabricación del papel, sino que también el de impresión a caracteres móviles; el museo ofrece, además, distintos cursos y talleres durante todo el año.

Otros museos:

Para quienes quieran conocer o saber más de la historia del papel, aquí van algunos enlaces de interés:


* El documento sobre papel más antiguo del que se sabe -un manuscrito de Roger, rey de Sicilia- data del año 1102

 ** Más precisamente a través de Granada y Sicilia; en ese entonces ni España ni Italia existían como tales, es decir como los países que conocemos hoy.