VOCABULARIO IV

VOCABULARIO IV: INCUNABLE

 

En casi todas las lenguas del mundo -incluida la nuestra- existen palabras que alguna vez perdieron su significado original y que, con el tiempo, pasaron a definir cosas muy distintas o incluso equivocadas.

El primer incunable, la Biblia de J. Gutenberg

El primer incunable, la Biblia de J. Gutenberg

Tal es el caso de un término cuyo uso hoy en día es popular, pero erróneo, y que está estrechamente relacionado con el universo de los libros y la encuadernación: incunable. Utilizado frecuentemente, casi como un adjetivo, para definir todo libro 'antiguo' o 'muy antiguo', lo cierto es que el término incunable determina no un cierto tipo de libro sino que una época en la historia del mismo.

Incunable (del latín incunabulæ, en la cuna) hace referencia a los primeros cincuenta años después de la invención de la imprenta (1453) y a todos los libros impresos en ese período; dicho de otro modo, a todos los libros impresos en vida de J. Gutenberg o mediante imprentas fabricadas directamente a partir de la original. Es decir y en palabras simples: salvo en casos raros y/o muy excepcionales, sólo los libros impresos entre 1453 y 1500 son y pueden ser llamados incunables.

LAS BIBLIOTECAS MÁS BELLAS DEL MUNDO

LAS BIBLIOTECAS MÁS BELLAS DEL MUNDO

 

Todas las ciudades importantes de todos los países del mundo, desde los más jóvenes hasta los más viejos, cuentan al menos con una biblioteca pública. Cientos de ellas caben tan sólo en un par de estanterías, mientras que otras son tan grandes que ocupan edificios enteros; muchas no tienen más que algunos años de existencia, y otras son tan antiguas que su origen se pierde en el tiempo. 

Entre todas ellas se encuentran algunas de las bibliotecas más bellas del mundo, muchas de las cuales a menudo son visitadas como quien visita un museo: por su renombre, por su historia, su arquitectura y las obras que contienen. Pero ninguna de ellas existiría sin los libros que custodian ni sin lectores que las mantengan en vida y en pie: y esa es su gran maravilla. Ninguna biblioteca, por más bella que sea, será jamás un museo: porque están, y siguen, vivas.

VOCABULARIO I

VOCABULARIO I: SOPORTES DE ESCRITURA

 

Hoy comenzamos a publicar una serie de entradas destinada más que nada a quienes no están familiarizados con el oficio. Bajo el nombre de Vocabulario, la serie dará a conocer los términos más importantes utilizados para describir el libro y la encuadernación (para quienes quieran saber más sobre los mismos, al final de todas las entradas podrán encontrar un listado de enlaces relacionados con cada tema tratado).

A continuación la primera entrada de nuestro Vocabulario.


La definición literal del término libro es soporte de escritura. Dicho soporte no siempre fue el que conocemos hoy, es decir un cuerpo constituido por páginas y protegido por dos tapas. Este formato, que los historiadores llaman códex, existe más de mil años; sin embargo el primer soporte conocido fue una piedra. La imagen a continuación muestra los sucesivos y variados soportes de escritura utilizados antes de la aparición del pergamino y del papel:

El antecesor del códex -nuestro libro actual- fue el volumen. En forma de una larga banda enrollada sobre un listón de madera, el volumen existió fundamentalmente en papiro y en pergamino* -el papel sólo aparecería varios siglos después-. Ampliamente utilizado en la época del dominio romano, los fondos de grandes bibliotecas de la Antigüedad, como la de Alejandría, estaban constituidos sólo por volúmenes:

La evolución del volumen hacia el códex se produjo cuando esa larga banda enrollada comenzó a cortarse en trozos pequeños, los que, doblados en dos, originaron las páginas**:

Este cambio de estructura desencadenó uno de los hechos más fundamentales de la historia del libro -casi tanto como la invención de la imprenta en 1450-, y uno de los pocos que perdura hasta el día de hoy: una nueva  forma de leer.

 

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - 

* Pergamino: uno de los dos materiales que se obtienen a partir de pieles animales (el otro es el cuero)

** Actualmente se cree que uno de los soportes de escritura más influyentes en este cambio fue la tablilla encerada utilizada por los cristianos en la época de las grandes persecuciones romanas (S. I d.C.)


ENLACES

LIBROS ENCADENADOS Y OTROS

Fotografía:  Julie Somers

Fotografía: Julie Somers

LIBROS ENCADENADOS

 

 

 

 

Indagando acerca del tema de los libros con cadenas y las bibliotecas 'encadenadas' -lo que probablemente será sujeto de alguna próxima entrada-, encontré dos sitios en internet realmente muy interesantes, particularmente para los apasionados por la historia, como es mi caso. Creados y mantenidos por Erik Kwakkel, investigador  e historiador del libro medieval de la universidad de Leiden, Holanda, ambos sitios -blogs en realidad- tratan de temas similares, es decir del libro antiguo y medieval; pero si el primero es más personal, un poco a la manera de una bitácora, en el segundo (MedievalBooks) las entradas se pueden buscar por tema o por palabra clave o tag, lo que facilita mucho más la lectura. En ambos casos, sin enbargo, cada entrada es una invitación a ir un poco más allá, saber más y encadenar nuestras propias búsquedas...

Nota: Erik Kwakkel dirige, además, Turning Over a New Leaf, el proyecto de la Universidad de Leiden (Alemania) sobre la investigación de la influencia del libro medieval, (anterior a la invención de la imprenta) sobre los cambios culturales.

ENCUADERNACIÓN COPTA

E N C U A D E R N A C I Ó N   C O P T A

 

Para todos los interesados en la encuadernación copta*, su origen, historia y cómo se hace, este archivo visual de Peter Baumgartner, muy bien hecho y fácil de leer y entender, es imperdible:

PAPIERDESIGN: Coptic Binding

Nota: la encuadernación de tapas abiertas (tercera imagen a la izqu.) pertenece a Nina Judin

* El término copto hace referencia a los egipcios que antiguamente profesaban, y profesan, algún tipo de fe cristiana, ya sea en la Iglesia Copta, en la Ortodoxa Copta, en la Católica Copta o en la Evangélica Copta.