REDES SOCIALES: FACEBOOK

REDES SOCIALES

Facebook.jpg

Después de tanto tiempo sin escribir ni compartir nada en nuestro blog, la primera publicación de este año es una breve selección de cuentas de esa red (listado más amplio aquí), cuentas que, a nuestro parecer, cualquier interesado en la encuadernación y los oficios del libro debería seguir. Aparte de los tres grupos mencionados al final, casi todos son encuadernadores, conservadores-restauradores y/o artistas del libro, muchos de ellos reconocidos maestros en su oficio; pero si los incluimos en este listado no es sólo por su maestría sino que, también, por su gran generosidad para compartir conocimientos y experiencia, lo que, por sí solo, hace que conocerlos valga doblemente la pena:

PIEL HUMANA

ENCUADERNACIONES EN PIEL HUMANA

 

Hasta hace muy poco, cada vez que pensaba en piel humana utilizada de la misma manera que la piel habitual para encuadernación -de vaca o ternero y de cabra-, por lo general lo asociaba inmediatamente con fetichismo, algún tipo de ritual secreto y siniestro o el testimonio de alguna clase de tortura; quizás por el inolvidable –y espantoso- recuerdo de las pantallas de lámparas hechas con piel de judíos en distintos campos de concentración durante la II Guerra Mundial.

De cualquier manera y cualquiera sea la asociación, hoy en día la sola idea de un libro encuadernado con la piel de un ser humano, con toda probabilidad nos parecería por decir lo menos macabro.

Esta idea o sentimiento, sin embargo, es un concepto cultural que no tenía el mismo peso en el pasado, cuenta la historia. Efectivamente; entre los siglos XVII y XIX los libros en piel humana, si bien no eran frecuentes, tampoco eran raros.

Pero no cualquier libro se encuadernaba en piel humana; de hecho los motivos eran mayoritariamente tres: castigo, memoria y coleccionismo.

Castigo

Hace algunos siglos los hombres más “castigados” públicamente eran los asesinos en serie o aquellos que habían cometido crímenes particularmente atroces. La pena se desarrollaba en varios pasos, uno en vida y los otros después de la muerte: primeramente era decapitado o ahorcado -pena en vida-; luego su cuerpo era desmembrado y, después de (eventualmente) quitarles la piel, las distintas partes eran diseminadas y enterradas en lugares distantes entre sí y anónimamente.

Esta última etapa era quizás la peor de todas, puesto que dicho anonimato no sólo impedía una “cristiana sepultura” -casi tan importante como el bautismo para cualquier creyente de la época- sino que, además, buscaba borrar todo recuerdo posible del condenado.

Actualmente, sin embargo, esta condena al anonimato resulta bastante paradójica en los casos de condenados a quienes se les había sacado la piel: el sólo hecho de encuadernar un libro o un cuaderno con ella convertía ese libro o ese cuaderno en un verdadero cenotafio: ¿y qué es un cenotafio sino un monumento a la memoria del que se pretendía borrar de la memoria de cualquiera?

El caso históricamente más famoso es el de William Burke (imagen a la derecha), asesino en serie ajusticiado en 1829 y cuya confesión se cree fue encuadernada con su piel. Sin embargo aún se conserva, hasta hoy, un pequeño cuaderno llamado Burke Skin Pocket Book ("Libro de bolsillo de (la) piel de Burke"), una suerte de porta documentos, más bien, sin páginas, que incluye un pequeño lápiz y que actualmente se encuentra en el Surgeons’ Hall Museums, en Edimburgo (UK).

Memoria 

La segunda razón histórica de las encuadernaciones en piel humana era la del recuerdo y la memoria. Un ejemplo bien conocido hoy es el de un libro encuadernado con la piel de un asaltante de caminos del s. XIX y que se encuentra en la Boston Athenaeum Library. Publicado en 1837, lleva el muy esclarecedor título de Narrative of the life of James Allen : alias George Walton, alias Jonas Pierce, alias James H. York, alias Burley Grove, the highwayman : being his death-bed confession to the warden of the Massachusetts State Prison (Historia de James Allen: alias George Walton, alias Jonas Pierce, alias James H. York, alias Burley Grove, el asaltante de caminos: siendo esta su confesión en el lecho de muerte al Alcaide de la Prisión Estatal de Massachusett). Estando en prisión Allen pidió que, después de su muerte, su piel fuese utilizada para encuadernar las dos copias del libro que contenía el relato de sus crímenes: una destinada a John Fenno Jr., el único hombre conocido por haberlo enfrentado y haber permitido su detención, y la otra para su médico de cabecera.

Coleccionismo

Antes del siglo XX el cuerpo humano era un área muy poco explorada y conocida, al contrario de lo que sucede hoy. Biología y anatomía humanas comenzaban muy lentamente a ser estudiadas y comprendidas, y los libros sobre dichos temas eran particularmente voluminosos, puesto que cada día se le agregaban nuevas notas y nueva información. Al mismo tiempo, el número de cuerpos diseccionados por estudiantes de medicina era enorme, por lo que la encuadernación de tales libros en piel humana no era de sorprender.

Entre los raros ejemplares aún existentes que pertenecieron a médicos, se destacan varios volúmenes originalmente pertenecientes al Dr. John Stockton Hough. Encuadernados con la piel de una de sus pacientes, Mary Lynch, una inmigrante irlandesa fallecida por triquinosis* en 1869, actualmente los libros se encuentran en el Mütter Museum del Philadelphia College of Physicians (EEUU).

Otro ejemplo es el de un libro del s. XVI sobre la virginidad femenina y los órganos reproductivos, hecho encuadernar con la piel de una mujer desconocida por el anatomista francés Ludovic Bouland en el s. XIX.


PARA MÁS INFORMACIÓN:

Actualmente, si bien son muy pocas las bibliotecas que poseen los escasos ejemplares existentes encuadernados en piel humana, en internet es posible encontrar una vasta información. Entre los muchos sitios web sobre el tema destacamos los siguientes:

TIEMPOS DE TRABAJO

TIEMPOS DE TRABAJO

 

Tres relojes y cal.jpg

En todo lo referente a los tiempos de trabajo, tanto encuadernadores como restauradores de libros a menudo nos enfrentamos a dos tipos de situaciones: cuando algunos clientes llaman para pedir, por ejemplo, una encuadernación de tapa dura y en cuero a entregar en tres días; o bien la de alumnos que, impacientes, consideran que un par de horas de prensa para sus libros es tiempo más que suficiente.

Al contrario del segundo caso, el primero es mucho más difícil. Los alumnos al menos tienen la oportunidad de descubrir por sí mismos la importancia de esos tiempos a través del resultado final de sus trabajos. Muchos clientes, en cambio nunca llegan a entenderlo.

Y eso es frustrante; eventualmente comprensible pero frustrante, al fin y al cabo, porque no revela más que una profunda ignorancia acerca de lo que significan un trabajo y un oficio manuales.

Para todos ellos: los tiempos de los que resulta un trabajo bien hecho jamás son arbitrarios; por el contrario, son parte fundamental tanto de su realización como del resultado final. Un encuadernador sin tiempo sólo hace cuadernos; sólo uno que sí lo tiene hace libros.

Encuadernar es como armar un rompecabezas cuyas piezas fuesen de origen diverso -madera, cerámica y metal, por ejemplo-. Al comienzo el trabajo es sólo eso, un rompecabezas, un montón de fragmentos que se van juntando en los lugares correctos… como puedan. Sin embargo, cuando aparece el factor tiempo, esas piezas comienzan a ajustarse unas con otras: el papel de las hojas se acomoda en la costura que lo sostiene, la costura se tensa para adaptarse al lomo, el lomo se afianza para que se afirme en él el cartón de las tapas, las tapas apuntalan el cuerpo del libro, la piel -o la tela- envuelve e inmoviliza cada una de las partes y la prensa, se encarga del resto; es decir del ensamble final.

¿Un día? No. ¿Tres? Tampoco. ¿Cinco? Tal vez. ¿Entonces cuánto? El tiempo que se requiera.

El tiempo necesario para que una encuadernación pueda convertirse en algo más que sólo un montón de materiales y piezas unidas de alguna manera.

El tiempo necesario para que esa encuadernación llegue a tener vida propia.

ENCUADERNACIÓN PASO A PASO

E N C U A D E R N A C I Ó N   P A S O   A   P A S O

El magnífico sitio/portal Book Arts Web -uno de los mejores y más completos de su tipo- organiza y publica anualmente, bajo el nombre de Bind-O-Rama, una exposición internacional de encuadernación en línea. El Bind-O-Rama del año 2013, que actualmente se presenta en el sitio, está dedicado a la estructura y construcción de encuadernaciones históricas. Lo novedoso, y que hace esta exposición especialmente interesante, es que los libros presentan, al mismo tiempo, todo el proceso realizado para su encuadernación. Imperdible.

 

 

Bind-O-Rama 2013: Historic Cut-away Binding Structure Models

EL CIELO DE PARANAL

E L   C I E L O   D E   P A R A N A L

 

Valentina Rodríguez es una de nuestras alumnas. Es periodista y trabaja en la E.S.O. (European Southern Observatory), organismo a cargo de los observatorios más conocidos de nuestro país, como Paranal y La Silla. Gracias a ella la E.S.O. me pidió la encuadernación de un libro que sería regalado a los Príncipes de Asturias -actuales Reyes de España- en el curso de su visita a los observatorios de Paranal (noviembre, 2011).

A pesar de que Valentina sólo está dando sus primeros pasos en el oficio de la encuadernación, sus notables habilidades manuales -en particular el tejido a crochet con hilo metálico- nos llevaron a hacer el libro juntas desde un comienzo.

Las únicas dos limitaciones para el trabajo eran el tiempo -sólo contábamos con seis días- y el material a utilizar para las tapas: tela de color negro. Esta última condición, sin embargo, nos facilitó muchísimo la tarea, especialmente a la hora de adaptar a las tapas del libro el diseño por el cual finalmente nos decidimos.

La premisa era: ¿cómo asociar el gran talento de Valentina con el crochet al diseño de la encuadernación? Y también: ¿cómo integrar los elementos que queríamos usar, es decir cobre y plata, con los observatorios y su ubicación? El cobre por su color tan parecido a las tonalidades del desierto, y la plata por su brillo de estrellas en la noche...

A continuación presentamos el resultado.

Vista de una de las páginas del libro; a la derecha, las hojas de guarda, con las constelaciones de Escorpión y de Orión (las tres estrellas centrales de ésta última son las que llamamos en Chile 'las tres Marías')

BITÁCORA DE NAVEGACIÓN

B I T Á C O R A   D E   N A V E G A C I Ó N

 

Les presentamos el último trabajo de Olaya Balcells, una bitácora de navegación para el yate chilenoJuainot, propiedad de un cliente. Se trata de una encuadernación con lomo y costura a la vista y tapas caladas. Para prevenir posibles cambios climáticos y variaciones de temperatura / humedad, las tapas fueron realizadas en doble espesor de cartón y el lomo protegido con papel japonés y PVA (lo que, sin embargo, puede no ser suficiente...) (¡con el tiempo en alta mar nunca se sabe!). Las fotografías a continuación muestran las etapas más importantes de la realización del libro.

En la última imagen (página que enfrenta la de portada), se encuentra la definición exacta del término bitácora: del francés bitacle -y éste de habitacle-, la bitácora es un 'armario' cilíndrico fijado a la cubierta y cerca del rueda del timón, en donde se guarda la aguja náutica. En la antigüedad, cuando los barcos carecían de puente de mando cubierto, la bitácora guardaba también el cuaderno en donde se anotaban los pormenores de las navegaciones, a la manera de un diario de bordo. Con el tiempo, la noción de bitácora pasó a asociarse de manera casi exclusiva a la de cuaderno: cuaderno de bitácora.

ENCUADERNACIÓN COPTA

E N C U A D E R N A C I Ó N   C O P T A

 

Para todos los interesados en la encuadernación copta*, su origen, historia y cómo se hace, este archivo visual de Peter Baumgartner, muy bien hecho y fácil de leer y entender, es imperdible:

PAPIERDESIGN: Coptic Binding

Nota: la encuadernación de tapas abiertas (tercera imagen a la izqu.) pertenece a Nina Judin

* El término copto hace referencia a los egipcios que antiguamente profesaban, y profesan, algún tipo de fe cristiana, ya sea en la Iglesia Copta, en la Ortodoxa Copta, en la Católica Copta o en la Evangélica Copta.

EVANGELIO DE CHILE

E V A N G E L I O   D E   C H I L E

 

El Evangelio de Chile es un proyecto de la Conferencia Episcopal de Chile para la celebración del Bicentenario de nuestro país. Consiste en tres libros, tres copias manuscritas de tres distintas partes de la Biblia: el Evangelio de Chile propiamente tal (los cuatro Evangelios), el Libro de la Iglesia (Hechos de los Apóstoles y Apocalipsis) y el Libro de los Salmos.

Fue copiado a mano por más de ocho mil personas a lo largo de todo el territorio nacional -un versículo por persona-; luego escaneado e impreso por un equipo de diseñadores en un largo proceso que tomó algo más de dos años.

Los libros comprenden ilustraciones realizadas por niños y destacados artistas, ilustraciones que van acompañadas por textos escritos especialmente por distintos poetas. Cada libro cuenta, además, con un marcador tejido por un artesano nacional. Finalmente, las tapas soportan obras en metal realizadas por tres destacados escultores de nuestro país.

El trabajo de encuadernación fue realizado por nuestro taller. Los invitamos aquí a ver parte importante del proceso. El álbum incluye, además, imágenes de la presentación de los libros en Chile, de la bendición papal en Roma y del incio de su peregrinación por nuestro país.

Evangelio de Chile