ALTERNATIVAS

PRENSAR: ALTERNATIVAS

 

En encuadernación, dos máquinas esenciales son la 'pestañera' (que se utiliza, entre otros, para encolar y/o redondear lomos) y la prensa. Pero mientras tanto la primera es casi imposible de encontrar en Chile, las pocas prensas que, de vez en cuando, aparecen en el mercado se venden, por lo general, a precios exorbitantes .
La imagen a continuación muestra una buena alternativa; se trata de una pequeña prensa 'de mano', sencilla de realizar y perfecta para quienes dan sus primeros pasos en el oficio.

Los materiales necesarios son: dos tablas de madera tipo terciado o de trupán*, cuatro tornillos grandes con cabeza redonda, cuatro golillas y cuatro 'mariposas'; y como herramienta, un taladro.

Las medidas que aparecen en la imagen son sólo una sugerencia; sin embargo y para una mejor resistencia, la distancia entre los agujeros y los bordes de las tablas y la de los agujeros entre sí no debería ser menor a 1,5 cm.

La serie de agujeros de la derecha (y cuyo número dependerá del largo de nuestras tablas) permitirá adaptar esta prensa al tamaño del libro con el cual estemos trabajando. Esperamos que esta alternativa le resulte útil a más de uno; y, si es así, ¡por favor no dejen de comentarnos qué tal les resultó!

 

* Terciado, trupán  (tipo de maderas aglomeradas) o cualquier otra madera dura y resistente, pero se recomienda no utilizar pino, ya que se trata de una madera demasiado blanda y liviana.

HERRAMIENTAS

H E R R A M I E N T A S

 

Todos los oficios tienen sus herramientas propias; en eso el nuestro no se queda atrás: herramientas nuevas, que cobran vida cuando las usamos por primera vez, pero que tardan meses en adaptarse a nuestro pulso; herramientas viejas, esas que nos han acompañado por años y sin las cuales nos sentimos cojos; o herramientas heredadas, que llevan la huella de otras manos y de otro pulso y que guardamos como un tesoro.
En el blog del encuadernador Jeff Peachey leí algo así como: 'los alumnos nuevos, aprendices o cualquiera que se esté iniciando en el oficio, deberían siempre utilizar las mejores herramientas. Un encuadernador experimentado, en cambio, puede utilizar cualquier cosa (...)'. Jeff Peachey es un gran encuadernador; pero, más que nada, es el fabricante de algunas de las mejores herramientas para encuadernación, en particular cuchillos para descarnar y rebajar pieles y cueros. Lo que cualquier encuadernador dedicado quisiera tener...

En lo personal, no cuento con buenos cuchillos; mis herramientas más importantes son, en realidad, mis plegaderas de hueso: la más vieja llegó a mis manos cuando estudiaba y aprendía encuadernación, hace ya muchos años, en Italia; y las más recientes provienen de una plegadera nueva, grande y tosca, partida accidentalmente en dos. Con ellas marco el papel, el cuero y la tela; doblo, pliego y repliego, corto, ablando, asiento, aplasto, pulo y afino un sinnúmero de materiales en un sinnúmero de etapas de distintos trabajos = lo que las convierte, para mí, en herramientas indispensables. Desde luego hay otras, igualmente importantes -los punzones, el compás, ciertas reglas y escuadras, las agujas-, pero ninguna se ha convertido, con el paso del tiempo, en lo que las plegaderas: una tercera mano (→ no dejen de visitar el sitio de Shanna Leino, que fabrica preciosas  plegaderas talladas, únicas en el mundo!).

Como sea, lo cierto es que cada artesano o artista tiene sus propias herramientas preferidas, que no comparte o comparte con muy pocos, y sin las cuales su trabajo no sería el mismo. Pero, más allá de eso, más allá de los gustos, aficiones o preferencias personales, Jeff Peachey tiene razón al decir que trabajar con buenas herramientas hace una gran -si no toda- diferencia. Por muy caras que sean; al final, esa gran diferencia en el resultado siempre convertirá a una buena herramienta en la mejor de las inversiones.

HUESO Y METAL

H U E S O   Y   M E T A L

Libros que parecen pequeñas barcas y que todos quisiéramos llevar en el bolsillo; herramientas como remos, para navegar muy lejos, con las que ningún encuadernador dejaría de soñar. El deShanna Leino es un verdadero trabajo de orfebre, el que se traduce en magníficas, preciosas reproducciones de encuadernaciones armenias, griegas y coptas, entre otras. No dejen de notar las costuras, las cabezadas, los cierres y todos los detalles que diferencian los distintos modelos.

Shanna Leino - Hand-build Books and Tools

PESTAÑERA

P E S T A Ñ E R A

 

Este modelo de pestañera es de fácil construcción y de bajo costo, y funciona perfectamente para el encolado y curvado de lomos. Se recomienda realizarlo en una madera dura y resistente (descartar pino) o en algún tipo de madera aglomerada, como el trupán, o contraplacada, como el terciado. Las dimensiones de la pestañera están pensadas para trabajar con libros tanto muy pequeños como grandes (hasta 30 cm. de alto).

Dibujo perteneciente al libro Hand Bookbinding, a manual of instruction, de Aldre A. Watson, Bell Publishing Company, New York, 1963 (un manual básico y un magnífico libro que, a nuestro juicio, debería estar en la biblioteca de todo encuadernador!).

TELAR DESMONTABLE

T E L A R   D E S M O N T A B L E

 

Hace varios años mi primera alumna y, posteriormente, primera compañera-socia, tuvo que dejar Chile acompañando a su marido, el que realizaría estudios de post-grado en EEUU. Como regalo de despedida quise hacer para ella algo relacionado con nuestro trabajo, pero que fuera fácil de transportar, tanto en peso como en tamaño. Se me ocurrió entonces la idea de diseñar y realizar un telar de costura que pudiera llevarse sin mayores problemas... y entonces dos términos, palabras y materiales me vinieron a la mente en un segundo: madera de pino (por el poco peso) y tarugos (por lo 'desarmable'). El resultado resultó perfecto -si bien algo tosco- para cualquier viaje: un telar liviano, desmontable y susceptible de ser guardado en cualquier lugar:

Como se puede ver, el modelo es muy simple y no requiere, para su realización, ningún conocimiento especial en carpintería. Está constituido por cuatro piezas: una base (A), dos puntales (B) y un travesaño (C); los espesores/anchos de las piezas pueden variar entre 1,5 y 3 cm., dependiendo de la madera escogida para realizarlos. Todas las demás medidas están pensadas para poder coser cómodamente libros de hasta 30 cm. de alto (de cabeza a pie).