MUSEO DEL PAPEL

MUSEOS DEL PAPEL

 

Como algunos sabemos, los chinos inventaron el papel en el siglo V dC. Durante siglos estos conservaron el secreto de su fabricación, pero en el año 751 y en el marco de derrota bélica, los árabes lo conocieron a través de algunos prisioneros chinos, entre los cuales se encontraban varios artesanos papeleros.

Cuatrocientos años más tarde y gracias a la invasión de los árabes, el papel hizo su entrada en Europa. Si bien este tardó un largo tiempo en ser adoptado por los europeos -cuyos libros no conocían hasta entonces otro material que el pergamino para sus páginas-, a fines del siglo X el conocimiento de la fabricación del papel ya se había expandido por Europa*.

Hasta el día de hoy Játiva (España) y Fabriano (Italia) se disputan por cuál de las dos fue la puerta de entrada del oficio papelero en el continente europeo (la invasión árabe se realizó justamente a través de estos dos países**); actualmente, sin embrago, es Fabriano la más conocida, quizás porque su nombre es también el de una importante marca de papeles a nivel internacional.

Pero mucho antes que el de la marca, Fabriano es el nombre de la ciudad en la que se encuentra uno de los principales museos del papel en Europa: el Museo della  Carta e della Filigrana. En él es posible conocer paso a paso no sólo el antiguo y tradicional proceso de fabricación del papel, sino que también el de impresión a caracteres móviles; el museo ofrece, además, distintos cursos y talleres durante todo el año.

Otros museos:

Para quienes quieran conocer o saber más de la historia del papel, aquí van algunos enlaces de interés:


* El documento sobre papel más antiguo del que se sabe -un manuscrito de Roger, rey de Sicilia- data del año 1102

 ** Más precisamente a través de Granada y Sicilia; en ese entonces ni España ni Italia existían como tales, es decir como los países que conocemos hoy.

ALTERNATIVAS

PRENSAR: ALTERNATIVAS

 

En encuadernación, dos máquinas esenciales son la 'pestañera' (que se utiliza, entre otros, para encolar y/o redondear lomos) y la prensa. Pero mientras tanto la primera es casi imposible de encontrar en Chile, las pocas prensas que, de vez en cuando, aparecen en el mercado se venden, por lo general, a precios exorbitantes .
La imagen a continuación muestra una buena alternativa; se trata de una pequeña prensa 'de mano', sencilla de realizar y perfecta para quienes dan sus primeros pasos en el oficio.

Los materiales necesarios son: dos tablas de madera tipo terciado o de trupán*, cuatro tornillos grandes con cabeza redonda, cuatro golillas y cuatro 'mariposas'; y como herramienta, un taladro.

Las medidas que aparecen en la imagen son sólo una sugerencia; sin embargo y para una mejor resistencia, la distancia entre los agujeros y los bordes de las tablas y la de los agujeros entre sí no debería ser menor a 1,5 cm.

La serie de agujeros de la derecha (y cuyo número dependerá del largo de nuestras tablas) permitirá adaptar esta prensa al tamaño del libro con el cual estemos trabajando. Esperamos que esta alternativa le resulte útil a más de uno; y, si es así, ¡por favor no dejen de comentarnos qué tal les resultó!

 

* Terciado, trupán  (tipo de maderas aglomeradas) o cualquier otra madera dura y resistente, pero se recomienda no utilizar pino, ya que se trata de una madera demasiado blanda y liviana.

FLIPBOARD

FLIPBOARD

 

Flipboard, hasta hace poco sólo para tablets y teléfonos y ahora también disponible en la web, es una plataforma digital de noticias, novedades y otros bajo la forma de revistas. Los usuarios pueden crear sus propias revistas, alimentadas por las de otros usuarios y por las redes sociales y los medios informativos (tales como CNN, BBC, National Geographic, etc.) presentes en Flipboard, o bien con entradas y enlaces escogidos en la web. 

La otra particularidad interesante de Flipboard es que las revistas pueden ser colaborativas, es decir mantenidas por dos o más usuarios; además, ahora es posible publicarlas y leerlas en la web (anteriormente sólo exitía como aplicación para teléfonos y tablets). Gracias a esto hoy compartimos cuatro revistas, todas dedicadas a distintos temas relativos a la encuadernación y el libro. Más adelante publicaremos otras con nuevos temas y noticias.

LIBROS ENCADENADOS Y OTROS

Fotografía:  Julie Somers

Fotografía: Julie Somers

LIBROS ENCADENADOS

 

 

 

 

Indagando acerca del tema de los libros con cadenas y las bibliotecas 'encadenadas' -lo que probablemente será sujeto de alguna próxima entrada-, encontré dos sitios en internet realmente muy interesantes, particularmente para los apasionados por la historia, como es mi caso. Creados y mantenidos por Erik Kwakkel, investigador  e historiador del libro medieval de la universidad de Leiden, Holanda, ambos sitios -blogs en realidad- tratan de temas similares, es decir del libro antiguo y medieval; pero si el primero es más personal, un poco a la manera de una bitácora, en el segundo (MedievalBooks) las entradas se pueden buscar por tema o por palabra clave o tag, lo que facilita mucho más la lectura. En ambos casos, sin enbargo, cada entrada es una invitación a ir un poco más allá, saber más y encadenar nuestras propias búsquedas...

Nota: Erik Kwakkel dirige, además, Turning Over a New Leaf, el proyecto de la Universidad de Leiden (Alemania) sobre la investigación de la influencia del libro medieval, (anterior a la invención de la imprenta) sobre los cambios culturales.

EDITAR UN LIBRO

EDITAR UN LIBRO

 

Para editar un libro, por lo general se recurre a una editorial o bien a algún diseñador especializado en el tema. Pero ¿qué pasa cuando nuestra mejor alternativa resulta ser la auto-edición? Esto sucede muchas veces por razones económicas, porque no necesitamos más que un número limitado de ejemplares o bien porque nuestro proyecto de libro tiene exigencias -de diseño, de materiales, etc.- que ninguna editorial podría editar a un costo medianamente accesible.

El gran problema se presenta a la hora de querer convertir nuestro documento original en uno ‘imprimible’ en páginas continuas, susceptibles de convertirse en un libro bien compaginado una vez impreso. Desde luego existen programas especialmente diseñados para ello, como el InDesign de Adobe, pero su complejidad inicial requiere una buena dosis de experiencia para manejarlos bien.

Pero aquí va una buena noticia: en nuestro sitio hemos publicado un tutorial o pequeño manual de edición, realmente "a prueba de tontos"☺; como si fuera poco, en internet es posible encontrar varios programas ‘compaginadores’ que no requieren conocimientos previos; muchos de ellos, además, son gratuitos. A continuación presentamos tres de ellos:
ImposeOnline
Bookbinder
Montax Imposer

Y si lo que necesita es inspiración para la portada de su futuro libro, aquí va un sitio de sólo portadas -tapas- de libros, de los más variados estilos:
The Book Cover Archive


Nota: si, a pesar de todos los recursos gratuitos que es posible encontrar en la web, no se anima a editar su propio libro, recuerde que el de la edición es uno de los trabajos realizados por nuestro taller. No somos editores y tampoco una imprenta; pero sí estamos capacitados para diseñar, imprimir y encuadernar libros de pequeño y mediano formato, en tirajes de un máximo de cien ejemplares.

MÁS ENANITOS

MÁS ENANITOS

Hace un tiempo publicamos una entrada sobre libros en miniatura y la Miniature Book Society. Algunos días atrás volvimos a encontrarnos con el tema en un artículo del periódico británico The Telegraph: The world's most beautiful miniature books (Los libros en miniatura más bellos del mundo). En casi todos los casos aparece el interior de los libros, la mayor parte ellos ilustrados con dibujos, grabados y otros. Sólo unos pocos libros muestran sus tapas, que en el caso de las miniaturas eran, por lo general, recubiertas de piedras y metales preciosos (lo que finalmente los convertía joyas por sí mismos). El que aparece en esta entrada perteneció a Anne Boleyn (Ana Bolena), segunda mujer de Enrique VIII de Inglaterra, y actualmente se encuentra en la British Library (Biblioteca Nacional Británica).

DISEÑADORES Y ENCUADERNACIÓN

DISEÑADORES Y ENCUADERNACIÓN

 

A menudo sucede lo mismo: un diseñador edita y diseña un libro que luego quiere hacer encuadernar a mano, ya sea porque se trate de una publicación de pocos ejemplares o de un ejemplar único. Lleva entonces su libro ya impreso al encuadernador... y este se encuentra con un sinnúmero de hojas sueltas, impresas casi de borde a borde, y sin hojas de guarda o de respeto. Es decir, un libro cuyas posibilidades de encuadernación serán muy restringidas y que, por lo tanto, nunca permitirán lo esencial de una bien hecha: que el libro se abra completa y perfectamente.
Alguna vez un experto en comportamiento animal dijo que el problema entre perros y gatos reside esencialmente en que ambos utilizan los mismos gestos -agitar la cola, bajar las orejas, arquear el lomo, sostener la mirada o no mirarse, etc.- para expresar cosas totalmente distintas, lo que los lleva, por consiguiente, a una absoluta 'incompresión de lectura' del otro, con las consecuencias que todos conocemos.

Algo parecido sucede con encuadernadores y diseñadores de libros, pero al revés: utilizamos distintas palabras para nombrar las mismas cosas: hoja/página, cuadernillo/librillo, guardas/hojas en blanco, etc.

Es por eso que nos parece importante acotar y precisar algunos términos. Es decir, dar a conocer a los diseñadores lo que, para nosotros, significan hoja, página y cuadernillo, y luego los tres elementos esenciales sobre los que se construye una buena encuadernación (y, de paso, una edición perfecta): cuerpo del librohojas de respeto y hojas de guarda.

Como vemos en la imagen, para un encuadernador, una hoja es un pliego entero que se divide en dos páginas; y las páginas no tienen derecho/revés (cada página es una sola, con su derecho y su revés).

En cuanto a los términos cuerpo del libro y hojas de respeto y de guarda, estas últimas se definen como sigue:
Hoja de guarda: la hoja que se encuentra al abrir el libro, pegada por un lado a la tapa y por el otro al cuerpo del libro. Esta puede ser de color o decorada
Hojas de respeto: la o las hojas en blanco que van entre las de guarda y el cuerpo del libro. Esta puede ser una sola, pero también dos o tres, dependiendo del volumen (tamaño en páginas) y del tipo de libro.

Esperamos que esta entrada llegue el mayor número posible de diseñadores... pero también de encuadernadores! Y no seguir relacionándonos -trabajando juntos- como perros y gatos...

ESCRIBIR E ILUSTRAR EN LA EDAD MEDIA

E S C R I B I R   E   I L U S T R A R   E N   L A   E D A D   M E D I A

 

Como muchos sabemos, YouTube es una extraordinaria fuente de información y, entre otros, de aprendizaje e intercambio de ideas y conocimientos.

En lo que respecta a los oficios del libro, esto no se queda atrás; es así como podemos encontrar desde los tutoriales más sencillos y básicos hasta verdaderos documentales sobre la historia del libro y la encuadernación.

Entre estos últimos destaca el que hoy compartimos, Making Manuscripts, publicado por el Getty Museum. El documental (en inglés, pero las imágenes hablan por sí solas) muestra detalladamente cómo se hace, se escribe y se ilustra un manuscrito medieval, desde la elección de la piel con la cual se fabricará el soporte hasta la última pincelada del ilustrador. ¡Imperdible!

Otros videos del Getty Museum sobre manuscritos iluminados

MÁS PAPEL DECORADO: BRIGITTE CHARDOME

M Á S   P A P E L   D E C O R A D O:  B R I G I T T E   C H A R D O M E

Hace unos días nos enviaron el enlace al sitio de una artista francesa, Brigitte Chardome, especializada en papeles decorados. Su fuerte es el papel al engrudo, en distintas versiones, pero también realiza papeles decorados con técnicas poco frecuentes y novedosas: a la trementina, conteñidos y estampados, ‘tejidos’ con papeles de revistas y otros.

Desafortunadamente para nosotros B. Chardome se encuentra en Paris, y sus papeles se venden sólo en Europa (¡y en Japón!); sin embargo su trabajo puede resultar una buena fuente de inspiración para todos quienes realizan la misma actividad o están pensando en aventurarse por el precioso mundo del papel decorado.

CONSERVAR NUESTROS LIBROS

C O N S E R V A R   N U E S T R O S   L I B R O S

 

La conservación y restauración de libros es un trabajo complejo al que, por lo general, se dedican sólo encuadernadores y conservadores/restauradores; es decir, profesionales experimentados y con amplios conocimientos en historia del libro, de la encuadernación y de los distintos materiales asociados -papel, tela, cuero, pergamino, etc.-. Sin embargo ningún conocimiento previo es necesario para cuidar y mantener en buen estado nuestros libros.

Lamentablemente los libros actuales no son como los de antes, realizados a mano, con materiales de calidad y hechos para durar mucho tiempo, y que, habitualmente, sólo se encuentran en museos y bibliotecas públicas. Las nuestras, en cambio, están constituidas generalmente por libros  modernos y de una calidad a menudo muy inferior... pero no por ello menos valiosos. En toda biblioteca personal, por pequeña o grande que sea, siempre hay un libro especial, nuevo o viejo, bello o feo, contemporáneo o antiguo, pero lo suficientemente importante como para querer preservarlo de la mejor manera posible. Y en ese sentido y para tal fin, todos podemos ser conservadores de nuestros propios libros.

En pocas palabras conservar significa minimizar lo más posible los daños ambientales y de uso que pueden afectar a los libros. Siguiendo esta premisa, aquí van algunas recomendaciones que cualquiera puede adoptar en casa, sin más esfuerzo que algo de paciencia, constancia y dedicación.

  • MANTENGA LOS LIBROS LO MÁS ALEJADOS POSIBLE DE LA LUZ SOLAR, en particular si es directa
  • REALICE UNA LIMPIEZA PERIÓDICA de estantes y libros; una brocha suave o un paño seco, sacudido y cambiado cuando sea necesario, hará perfectamente el trabajo.
  • NUNCA UTILICE UN LIBRO PARA PRENSAR y/o SECAR HOJAS O FLORES. Estos no sólo pueden dejar manchas irreversibles sino que, además, pueden arrugar y deformar considerablemente las hojas de un libro.
  • NUNCA TOME LOS LIBROS POR LAS TAPAS. La bisagra (la unión entre el cuerpo del libro y sus tapas) es, generalmente y por la sola acción de abrir y cerrar el libro, el punto más débil de una encuadernación y el más susceptible de romperse.
  • NUNCA PONGA UN LIBRO ABIERTO BOCA ABAJO ni DOBLE NINGUNA DE SUS PÁGINAS para marcar un punto de lectura o una página en particular; para ello utilice siempre un marcador (un trozo de papel, una tarjeta, una cinta, etc.).
  • Si en su biblioteca hay LIBROS MUY PESADOS, ya sea por su tamaño y/o por su volumen -como, por ejemplo, un diccionario o una enciclopedia-, de ser posible póngalos y manténgalos EN SENTIDO HORIZONTAL. Un libro voluminoso puede llegar a romper hasta la más firme de las encuadernaciones.
  • Por último, NUNCA, JAMÁS, INTENTE REPARAR UN LIBRO DETERIORADO CON CINTA ADHESIVA (scotch, masking-tape, cinta de embalaje, etc.): esta puede dañar aún más uno en mal estado y el efecto de su adhesivo, tanto sobre papel como sobre tela y cuero, es siempre irreversible. Como medida provisoria puede forrar sus tapas o envolverlo completamente en papel blanco corriente -nunca de periódico o kraft, ya que se trata de papeles de baja calidad y poca duración -, hasta que le sea posible hacerlo restaurar por alguna persona capacitada.

INSTAGRAM

I N S T A G R A M

 

De todos los sitios web existentes actualmente en internet, el Taller de Oficios del Libro está presente en dos: Facebook e Instagram. Sin embargo el que, sin duda alguna preferimos, por lejos, es éste último: principalmente porque se basa sólo en imágenes -lo que lo hace infinitamente menos abrumador que Facebook- y éstas en tags, es decir palabras-clave que, en Instagram, equivalen a temas. Todo esto hace que la búsqueda de imágenes, según los intereses de cada uno, sea mucho más simple y directa.

Y es así como encontré -y sigo- a varios encuadernadores, conservadores, artistas del libro, historiadores y otros; pero también a algunos bibliotecarios. El aporte de éstos últimos es especialmente interesante, ya que a menudo comparten imágenes de libros y documentos que pocas veces, si no nunca, han sido expuestos o publicados.
Para quienes tienen una cuenta en Instagram y se interesan por los temas mencionados, aquí va un breve listado de personas cuyas imágenes nunca dejan de sorprender (y que también es posible ver en la web):

Para terminar y para quienes quieren seguir buscando, algunos de los tags o palabras-claves más relacionados con los distintos oficios del libro son (en inglés): #bookbinding #bookbinder #bookconservation #bookarts #bookartist o #bookartists

EDEN WORKSHOPS

E D E N   W O R K S H O P S

Eden Workshops es el sitio web de Richard y Margaret Norman, un matrimonio británico de encuadernadores y restauradores de libros actualmente residentes en Francia. Pero, más que página, se trata de una verdadera puerta no sólo al taller y al trabajo de los Norman: el sitio es también una tienda de herramientas y materiales varios, un permanente tablón con datos, avisos y enlaces y, más que nada, una sorprendentemente amplia y generosa biblioteca de manuales -tutorials- sobre distintos temas, todos muy bien explicados.

Por todo esto, Eden es uno de nuestros 'lugares' imperdibles, tanto por su sitio web como por su página en Facebook. Lo mejor de ésta última son los cientos de imágenes que, periódicamente (¡casi todos los días!), los Norman suben y comparten con sus seguidores: libros raros, preciosas encuadernaciones antiguas, trabajos en curso y mucho más.

Eden Workshops
Eden Workshops en Facebook

LIBROS RAROS, LIBROS ÚNICOS

L I B R O S   R A R O S,  L I B R O S   Ú N I C O S

 

¿Quién dijo que los libros 'de artista' aparecieron sólo en el siglo XX? Desde luego, hoy consideramos libros raros y artísticamente únicos a muchos que, en su origen, no tenían más que un objetivo, por ejemplo, edificante o pedagógico (libros de catecismo, de caligrafía, de botánica, de anatomía, de viajes...) pero que destacan por la rareza de su forma y/o la belleza de sus ilustraciones. 

El manuscrito renacentista más pequeño existente (menos de 2,5 x 2,5 cm.) es un libro de oraciones en latín que contiene diecisiete ilustraciones de santos, evangelistas y apóstoles, incluyendo una delicadísima y perfectamente ejecutada imagen de la Virgen María.  Foto: Steve Adams Studio/Julian Edison

Lo cierto es que los libros realizados por encuadernadores particularmente imaginativos y dueños de una sensibilidad artística especial no fueron pocos: volúmenes en forma de corazón o de flor; libros redondos o circulares; libros 'dos en uno' -lo que los franceses llaman dos-à-dos-; libros grandes como una mesa, o tan pequeños como caja de fósforos. Y el más raro de todos, un libro sin lomo, sin columna vertebral y que se abre en distintas formas...

A continuación los invito a ver una selección de todos ellos:

HERRAMIENTAS

H E R R A M I E N T A S

 

Todos los oficios tienen sus herramientas propias; en eso el nuestro no se queda atrás: herramientas nuevas, que cobran vida cuando las usamos por primera vez, pero que tardan meses en adaptarse a nuestro pulso; herramientas viejas, esas que nos han acompañado por años y sin las cuales nos sentimos cojos; o herramientas heredadas, que llevan la huella de otras manos y de otro pulso y que guardamos como un tesoro.
En el blog del encuadernador Jeff Peachey leí algo así como: 'los alumnos nuevos, aprendices o cualquiera que se esté iniciando en el oficio, deberían siempre utilizar las mejores herramientas. Un encuadernador experimentado, en cambio, puede utilizar cualquier cosa (...)'. Jeff Peachey es un gran encuadernador; pero, más que nada, es el fabricante de algunas de las mejores herramientas para encuadernación, en particular cuchillos para descarnar y rebajar pieles y cueros. Lo que cualquier encuadernador dedicado quisiera tener...

En lo personal, no cuento con buenos cuchillos; mis herramientas más importantes son, en realidad, mis plegaderas de hueso: la más vieja llegó a mis manos cuando estudiaba y aprendía encuadernación, hace ya muchos años, en Italia; y las más recientes provienen de una plegadera nueva, grande y tosca, partida accidentalmente en dos. Con ellas marco el papel, el cuero y la tela; doblo, pliego y repliego, corto, ablando, asiento, aplasto, pulo y afino un sinnúmero de materiales en un sinnúmero de etapas de distintos trabajos = lo que las convierte, para mí, en herramientas indispensables. Desde luego hay otras, igualmente importantes -los punzones, el compás, ciertas reglas y escuadras, las agujas-, pero ninguna se ha convertido, con el paso del tiempo, en lo que las plegaderas: una tercera mano (→ no dejen de visitar el sitio de Shanna Leino, que fabrica preciosas  plegaderas talladas, únicas en el mundo!).

Como sea, lo cierto es que cada artesano o artista tiene sus propias herramientas preferidas, que no comparte o comparte con muy pocos, y sin las cuales su trabajo no sería el mismo. Pero, más allá de eso, más allá de los gustos, aficiones o preferencias personales, Jeff Peachey tiene razón al decir que trabajar con buenas herramientas hace una gran -si no toda- diferencia. Por muy caras que sean; al final, esa gran diferencia en el resultado siempre convertirá a una buena herramienta en la mejor de las inversiones.